Bicentenario de qué?

Soy fanática de las fiestas, de las celebraciones, de las ceremonias y todo lo que ayude al ser humano en sus ritos de paso. Ahora la ciudad está de fiesta, repleta de banderitas y vinchas y remeras celeste y blanca, una caballería desfila las calles y soplan trompetas, tocan los Auténticos Decadentes, Charly, Fito, Fabiana Cantilo, Las Pelotas, venden cerveza y vino en la vía pública, los altoparlantes dicen ¡¡¡¡¡¡¡feliiiiiz 200avo cumpleaños Argentina!!!!!! Aquí y allá te explican que hace 200 años fue el primer Cabildo Abierto y dejamos de ser un Virreinato para ser un país autónomo.
Ajá, te dice el profesor para marcar una negativa irónica.
Entonces: ¿Y entonces qué pasó en la Casa de Tucumán, —de la que hicimos maquetas desde 3er grado a 6to con los cartones troquelados que venían en Anteojito—, el 9 de julio de 1816?
Preferiría festejar la fecha en que los argentinos nos pusimos finalmente de acuerdo en algo.
By the way, el recital de Las Pelotas terminó con happy birthday to you.
Y en los countries los nenes festejan Halloween, nada de empanadas los 25 de mayo.
Ajá.
Porque no me digan que fuimos autónomos el 25 de mayo de 1810, ¡nos independizamos de España 4 años después de aquel Cabildo Abierto y después de un inmenso esfuerzo en contiendas armadas hasta los dientes! La constitución de 1853 fue sin Buenos Aires y a esa altura, ya sin Montevideo. Hasta 1862 seguíamos en desacuerdo y NO ERAMOS PAÍS. Pero bueno.
Entonces.
¿Qué pasó el 25 de mayo de 1810? Fue así: Los vecinos “importantes” de Buenos Aires se reunieron en el Cabildo para discutir la novedad que había llegado en un barco desde España: el rey Fernando VII estaba preso de Napoleón y entonces los fieles realistas españoles habían formado una Junta que recibía la soberanía (El poder del rey venía de Dios al pueblo y el pueblo se lo cedía al rey por medio de un pacto) mientras rey estuviese preso. Eso, en contra de Joe Napoleón, a quién los españoles habían dejado en el trono de Fernando. Y en esa junta enseguida se empezó a notar que algunos querían aprovechar la movida para la logística en pos de un gobierno más burgués, con, al menos, constitución. Los vecinos tenían constitución, ¿por qué España no la tenía? Esa junta estuvo en Madrid, luego bajó a Sevilla porque perdían terreno contra las huestes de Napoleón y al final llegaron a Cádiz y a esa altura la famosa constitución que muchos pedían se llamaba “la Pepa” y de ahí viene el “viva la Pepa”, como decir, viva la libertad. Los porteños se enteraron de todo eso porque, decíamos, llegó un barco con la noticia. Y dijeron: si los españoles recibieron la soberanía de vuelta, entonces por qué nosotros no. Qué tenemos que ver con la junta esa allá en Cádiz.
Buenos Aires, en ese Cabildo Abierto, tomó la decisión por todas las demás provincias sin consultarlas. Con el argumento de que actuaba como hermana mayor, —a pesar de que la decisión se obtuvo con mucha dificultad en la misma Buenos Aires porque algunos, como Moreno, iban por más, otros, como Saavedra, iban por menos, (querían que esto de recuperar la soberanía fuese nomás hasta que volviera don Fernando). (Depende a qué intereses respondía cada uno, pues claro, ¿no? Moreno era un fana de los pesados de la Revolución Francesa y en esa estaba bastante solo y al final lo mató el veneno que le convidaron cuando se iba a desilusionado a Europa) —, Buenos Aires tomó la decisión de recuperar la soberanía y, dopo, comunicárselo a los demás gobiernos provinciales. Post coito, mandaron mensajeros a caballo que les avisaron a los otros gobiernos lo que uno de ellos había decidido por todos y les ordenaron que mandaran representantes.
Claro que allá en el interior no muchos se pusieron recontentos. Más vale malo conocido que otro por conocer de prepo. Y este nuevo, justamente, no era ningún rey. Nomás ese otro estaba sentado encima del puerto, ergo controlaría el comercio, cosa que podría gustarle o no al que se dedicara al comercio internacional y podría no gustarle o sí, si con la novedad ligo algo, al que comerciaba nomás con el Alto Perú y nada tenía que cambiarle el manejo del puerto.
¿Bicentenario de qué?
De repente me asusta festejar sin saber qué festejo o festejar las decisiones de prepo, de ese que es más poderoso y chau.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s