El mismo río

Ediciones Del Dragón 2008

“El mismo río narra el viaje de Julia, profesora de historia en Lincoln, a Buenos Aires, para acompañar a su hermana Teo, cuyo marido está preso por estafa. Esos días en Buenos Aires muestran, desde adentro, el costado hermético de la Argentina de barrios cerrados, tramoyas bancarias y babel sexual, al mismo tiempo que hace despertar el volcán callado de la infancia de ambas: una hermana víctima de incesto y la otra, testigo de esa situación, mientras pone al descubierto al victimario, un hombre fuerte de los 70 desfalcado a fines de los 90. Asimismo, esta historia refleja el derrotero de la clase alta argentina entre esas dos décadas de la historia reciente argentina”. Rolando Bompadre

“¿Qué es lo que atrapa de esta novela? Los personajes son antipáticos, la atmósfera es hostil: no hay “amor” ni “belleza”. Quizá el atractivo sea su fascinante verosimilitud, su cualidad de vívida pintura gris de personajes grises y un escenario gris: corrupción, mentira, debilidad y desdicha, y la desoladora certeza de que todo ha estado mal, apenas atenuada por la sensación de consuelo que traen consigo los duros aprendizajes”. Omar Lobos

“Sabemos que toda historia, desde la más maravillosa hasta la más sórdida, sólo está lograda si encuentra para expresarse la forma que le es propia. El mismo río nos presenta la versión sórdida, pero el tono y la escritura son, de manera exacta, lo que esta historia requiere, y se acomodan como una piel alrededor de los personajes y la trama. A la sequedad de la escritura responde la miserabilidad de la historia y de casi todos sus personajes. En su escritura despiadada y sin concesiones a la frase linda o la metáfora barroca reside la fuerza y el interés de esta novela que nos lleva página a página sin dejarnos ni un respiro para mostrarnos, de manera implacable, lo que la vida y las personas son cuando les sacan una a una todas sus máscaras”. Marcela Solá