Carta de despedida de mi padre

Querido papá: Ya van dos semanas desde que te moriste y todavía sigo sin aceptar. Me gustaría creer en el cielo o en la energía, esas fes que otorgan el consuelo del reencuentro o de la continuidad. Como no consigo, (aunque me gustaría tanto), aferrarme a esos credos, sé que no te escribo a vos,…

De niños y especiales

Hace algunos años, una noche estaba en a una cena multitudinaria y no lograba prestar atención a lo que decían al mi alrededor. Era una de esas cenas de mesas de tablones finitos y largos, paneras cada metro y medio, ensaladeras de rusa y de mixta que van y que vienen y los mozos sirviendo…

Not Borges

Dear Dr. K H, I am very grateful for the sixty minutes I spent in your company. Extremely. Two hours of total bliss. Sociophobics seldom find bliss around people; indeed it generally is a very demanding effort. Thank you for two unforgettable hours of steered, uninterrupted, alert conversation on my favorite Southern Gothic authors. “Between…

Compañero

Treinta años de camino juntos, compañero. Desde un día 29, hace treinta años. Y otro 29 casi nos arranca. Ese día no nos dábamos cuenta. Decías que un gorila te apretaba el cuello. Pero no tanto. Quizás eran los ganglios. El de la guardia te dijo andá a tu casa, No es nada. Más tarde…

Ariel

Ariel Querías que escribiera tu vida, Ariel, De 38 años, ahora en la villa 31, y ya cansado de la calle. Antes te gustaba mucho lo ajeno, dijiste. Demasiado. No de arrancarme la cartera nomás. Con arma y saña. Entonces pasaste tres años y medio en cinco penales, recibiste 6 balazos, perdiste una pierna, a…

Granito de polvo

Te pasás años remando algo, fuerza y fuerza contra una corriente más poderosa que vos. De repente te desesperás y dejás caer los brazos, llorás con la cabeza apoyada sobre los puños que aferran los remos y en pleno llanto te preguntás por el sentido de hacer tanta fuerza frente a una corriente que parece…

Turismo en bicicleta

A los turistas chetos les gusta camuflarse entre los locales. Nada de ojotas ni máquina de fotos colgada del cuello ni camisas floreadas y menos que menos, nada de detener un peatón con pedido de indicaciones de cómo llegar a algún lado. Pero si uno no reniega de su condición de turista y viaja à…