¿Qué intereses se esconden detrás de la selección de textos sagrados que sostienen el edificio teológico y moral de gran parte de Occidente? Durante siglos, una verdad se mantuvo resguardada o negada por ciertos individuos, que no pudieron o no quisieron darle luz. Tal vez haya llegado el momento…

Luisa encuentra una foto en un libro heredado de su abuela, que murió hace más de veinte años. Este hecho, en apariencia íntimo, es en realidad una pieza clave de un rompecabezas milenario que comienza a armarse en torno al origen del patriarcado y la figura de Lilit, la primera mujer, aquella que osó desafiar al mismo Dios. La búsqueda persona de la protagonista de esta novela, una profesora del barrio de Belgrano, que postergó su doctorado en Historia para ocuparse de su familia, se proyecta a toda la humanidad. Esto la conduce a seguir la pista de un sabio de la cábala, el serbio Jákob Adam, autor de un escrito revelador sobre un papiro antiquísimo de insospechada autoría.

La novela es un juego de enigmas que involucra no solo la vida de una mujer que se pregunta acerca de su propia libertad, sino también la sensación inquietante que produce la cercanía de lo inconmensurable.

1 comentario en “La otra mitad del universo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 Clases en video Gratis: Don Quijote de la Mancha

Dejá tu e-mail y recibí 2 clases gratis del análisis de Quijote, la obra de Miguel de Cervantes.

Categorías del blog

Cursos de lectura

Cursos de lectura

Otros contenidos que pueden interesarte:

Todo en vano – Walter Kempowski

En enero de 1945, después de seis años de guerra, era inconcebible para los alemanes que las fuerzas enemigas pisaran su territorio; entre tanto, su …

Leer Más →

Cosas pequeñas como esas – Claire Keegan

En la obra de la irlandesa Claire Keegan, siempre hay una familia. En la última, una nouvelle, Cosas pequeñas como esas, el protagonista es Bill Furlong, un vendedor …

Leer Más →

El mal de ojo

Chicas Bien, 2007. A mi padre.  Fue un miércoles de julio. Cuando salías, todavía era de noche y el pasto estaba blanco. Prendías el Peugeot …

Leer Más →