Hermosa, inteligente, apasionada, Felisa Morel colmaba el vacío de la vida diaria con dos actividades, correr y tener sexo, dos modos de satisfacerse que no lograban ocultar una contracara oscura: la anorexia. La noche del 19 de agosto del año 2000, Felisa aparece muerta en su casa del country Los Caimanes, en el norte del Gran Buenos Aires. Estaba casada con el hijo del presidente del country, quien trató, por todos los medios, de desestimar los pormenores de esa muerte.

Clara de Marchi -su amiga incondicional- sospecha de la celeridad con la que el médico firmó el deceso e inicia una investigación propia. Ella y Felisa desconfiaban de las buenas costumbres y los buenos modales de sus vecinos, para los que solo contaban las apariencias, ya que, como los caimanes, no pocas veces fingían llorar al tiempo que devoraban a sus presas.

Esta novela no solo es una historia policial, la de un crimen inexplicable, sino, también, la fotografía de una clase social argentina dominada por la hipocresía, la competencia, los intereses personales y la puja por el poder.

Los Caimanes fue finalista del BAN! Buenos Aires Negra 2014 y en Córdoba Mata 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías del blog

Cursos de lectura

Cursos de lectura

Otros contenidos que pueden interesarte:

Crónica de medio siglo de Emma Barrandéguy

Hay descubrimientos tardíos y fascinantes que suelen plantearnos por qué algunos autores y autoras de calidad alcanzan la difusión nacional más amplia, en tanto otros …

Leer Más →

Nadadores nocturnos, de Peter Rock

Los nadadores nocturnos Un aspirante a escritor de veintiséis años pasa el verano de 1994 en la cabaña de vacaciones de sus padres en el …

Leer Más →

Cuentas pendientes de Vivian Gornick

El nombre de Vivian Gornick se asocia rápidamente al ensayo personal, un terreno en el que se mueve con solvencia, y además con el activismo …

Leer Más →